LAS LUMINARIAS

Una de las principales tradiciones, propias de nuestro municipio, que se festejan los días 7, 8 y 9 de septiembre, son las denominadas por nuestra propia gente como Luminarias

Que, según la tradición oral, en Tlazala se comienza a estrenar la cosecha de las milpas, la cosecha del maíz, atribuyendo a los misterios del pensamiento el paso de la virgen de Loreto bendiciendo los cultivos, en tal razón estos días pueden cortar los primeros elotes de la temporada, los cuales se consumen de diferente manera pueden ser hervidos, asados, en esquites, se puede hacer pan de elote y el clásico atole de grano.

 

En el umbral de los hogares se hacen fogatas con ocote traído del monte, material que por su consistencia resinosa es de fácil combustión es esta época de lluvias, alrededor de estas fogatas se come y se bebe lo antes mencionado.

WhatsApp Image 2020-11-12 at 2.02.39 PM.

Se queman estruendosos cohetes y de las llamadas luces de bengala, que en las alturas esparcen luces multicolores. Por lo que esta tradicional festividad se convierte en un bello y único espectáculo nocturno. Así mismo en los altares de los hogares se colocan adornados en forma de arcos elaborados con una flor conocida como pericón, el cual lo podemos encontrar de manera silvestre en algunas localidades de nuestro municipio, que también se utiliza en el conocimiento de los elotes y en combinación con una sal denominada Tequesquité que les da un color y sabor característico.

Esta tradición de las luminarias viene hasta nuestros días provenientes de una realidad gesta durante la revolución mexicana, sin precisar fecha exacta. Pues se dice que los pobladores del municipio de Iturbide en aquel entonces, hoy Isidro Fabela partieron dejando sus tierras y hogares debido al acoso de un grupo de feudo zapatistas que tenían asoleada la región y solo regresaban por las noches de vez en cuando a revisar sus hogares y sus siembras.

Cuando por fin termino la Revolución los pobladores de Iturbide regresaron entre los días 7, 8 y 9 de septiembre, teniendo solo para comer el maíz emanado de sus tierras, como las casas se encontraban semi-destruidas, hacían fogatas por la noche para iluminarse, mientras reconstruían nuevamente sus hogares. Conjuntamente el día 8 de septiembre se celebra a la virgen de Loreto y se dice que en ese tiempo en que estuvieron ausentes estos pobladores la virgen cuidaba de sus tierras y cultivos. Desde aquel entonces hasta nuestros días orgullosamente festejamos la tradición de las luminarias, estrenándose las milpas festejándose a la virgen de Loreto y recordando el glorioso regreso de nuestra gente a su querido pueblo.

69919576_686650908518793_777688851683894